La fortaleza espiritual es necesaria para crecer espiritualmente y ayudar a que los demás crezcan. Es una clase interna de fortaleza que conforma al carácter y permite disciplinar la mente. Una mente disciplinada es una mente pacífica y feliz. Una mente fuerte nunca se perturba. Para desarrollar esta fortaleza, cultiva la sinceridad y un profundo amor y consideración hacia Dios. Esto te protegerá de ser influido negativamente por tu entorno, tanto físico como emocional.

Las bendiciones de los demás son otra fuente de fortaleza para el ser. Recibes bendiciones de aquellos a quienes has servido, y una buena forma de servir a los demás es compartir esta clase de fortaleza interna.

Aquellos que han incorporado las virtudes de Dios a su perspectiva y actividades, son los que pueden dar fortaleza a los demás. Dar guía y sabiduría de este modo es dar el regalo de la vida.


Extraído del libro: COMPAÑERA DE DIOS.
Autor: Dadi Janki (directora de BKWSU)
Copyright edición castellana: Asociación Espiritual Mundial Brahma Kumaris
ISBN 84-923166-1-6
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy