Aquel que quiera ser un instrumento para servir al mundo necesita saber cómo trabajar con integridad.

La integridad eleva el carácter e induce poder interno. Revela una actitud pura.

Aquellos que tienen integridad, mantienen gran humildad, aun cuando estén en una posición elevada, y gocen de mucho respeto.

No alteran su carácter ni sus virtudes según quién esté con ellos.

Tienen orgullo de sí mismos.

La integridad durante un largo período de tiempo hace a un alma poderosa. Una persona con integridad es capaz de revelar la verdad mediante palabras pronunciadas con sabiduría. Tal persona nunca siente la necesidad de demostrar la verdad. La recompensa por tal sinceridad es una conciencia limpia, de modo que una persona con integridad considera las consecuencias de cada acción y nunca se deja arrastrar irreflexivamente hacia nada.

Comportarse de otra forma es engañar a la gente.

Extraído del Libro PENSAMIENTO ORIENTAL PARA LA MENTE OCCIDENTAL
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy