Expande un poco tu conciencia, y ya no necesitarás sentirte culpable por los errores. Por ejemplo, si miras tu vida como un actor lo hace con su papel, verás una sucesión de escenas. Cada escena que pasa, una vez que pasa, está terminada.
La sabiduría dice: “Así es la forma de mirarla”. Es más fácil dejar que el pasado sea pasado si recuerdas que no puedes cambiar el pasado pero que definitivamente puedes cambiar el futuro.

Puedes cambiar, aquí y ahora, de forma que no se repita un error.

La conexión con Dios te da tanto poder que tus errores se pueden borrar.

Extraído del libro COMPAÑERA DE DIOS
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy