En primer lugar, comprende el descontento.
El descontento es causado por una multiplicación constante de los deseos.
Un deseo conduce a otro hasta que nunca hay un momento en el que te sientas satisfecho. Los deseos son como trampas.
Debido a los interminables deseos las relaciones se han vuelto muy frágiles.
Hay mucha irritabilidad e ira, por apegos egoístas (a posesiones y personas) y por orgullo.
Donde hay descontento, el corazón nunca puede estar calmado porque los pensamientos inútiles y negativos destruyen la paz.
El contentamiento es el resultado de la conciencia espiritual, que permite reconocer la negatividad, y cambia tu patrón de pensamientos.
A medida que utilizas tu enorme potencial interno, todos tus deseos se ven satisfechos y vuelves a obtener tu paz.


Extraído del libro: LA PAZ COMIENZA  CONTIGO
Autor: Ken O´Donnell
Copyright edición castellana: Asociación Espiritual Mundial Brahma Kumaris
ISBN 978-987-97806-8-8



Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy