El éxito significa alcanzar tal nivel constante de pensamientos positivos que las acciones puras sucedan de forma natural. Las acciones puras son como buenas semillas que al plantarse producen frutos sanos y dulces.
“Tal como siembres, así cosecharás”.
El interés por la calidad de mis acciones presentes asegura el éxito de mi futuro.
Las virtudes son la base principal en esto, porque el éxito requiere esperanza.
Y la esperanza, en el mundo de hoy, requiere coraje.
Pero no basta con el coraje para tener éxito. Si sólo hay coraje, habrá ego.
Es el coraje más la sinceridad lo que procura la ayuda de Dios.
Y ésta es la que garantiza el éxito.
“Dios lo está haciendo a través de mí”.
“Soy sólo un instrumento en esta tarea”.
Estos pensamientos sinceros inducen la ayuda y protección de Dios.
La humildad es el resultado de tal sinceridad y coraje.
Una vida de entusiasmo, coraje, sinceridad y humildad es inspiradora
Conseguir éxito es también una forma de ayudar a otros.

Extraído del Libro LA PAZ COMIENZA CONTIGO
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy