Volver al centro

Equilibrio espiritual
Volver al centro es mantener el equilibrio, es volverme introvertido, es recordar quien soy, es reconocer en mí todo lo bueno que me permite mantenerme estable en las tormentas de los pensamientos y emociones. Es reconocer que lo importante: es la consciencia de quién y cómo soy, no la conciencia de lo que hago.

Es decir, volver al centro sería, primeramente, reconocer que soy el alma, el ser interior. De esa forma, lo primero que haría para centrarme es volverme introvertido. Digamos, ir al centro, hacia adentro.

Cómo hacerme introvertido

En segundo lugar, sería empezar a pensar y hablarme sobre quién soy y cómo soy. O sea, me diría: soy el alma, el ser pacífico, amoroso, puro. Mi esencia es la paz, por eso busco la calma, el silencio, la quietud. Soy paz….etc, etc, etc.

Es decir, seguiría hablándome así, para generarme una experiencia interna y espiritual. Porque a los pensamientos relacionados al alma, como por ejemplo, lo referente a las virtudes y cualidades divinas, se les llaman pensamientos puros. Esos pensamientos puros, nos permiten conectar con las virtudes y cualidades espirituales y esa conexión nos ayuda a tener una experiencia espiritual, interna.

LA CONEXIÓN CON EL SER

En definitiva, el ir hacia el centro es el viaje de la meditación, es nuestro viaje interior. O sea, nuestro viaje hacia la conciencia, y el vehículo que nos conduce hacia ella son los pensamientos.

De esa forma, volver al centro, es la práctica de la meditación. Que se basa en desarrollar concientemente pensamientos positivos y puros. Así, la concentración en estos pensamientos, nos conduce a la experiencia interna. Por eso, básicamente meditar depende de mi capacidad de mantenerme introvertido y concentrado.

Recordar

RECORDAR ES MEDITAR

¿Qué es recordar? Recordar quién soy… qué soy… cómo soy… a quién pertenezco y de dónde es que vengo.

Esto en esencia es meditar, es profundizar en nuestros pensamientos.

Por eso en Brahma Kumaris decimos que, para poder sobreponer nuestras debilidades, miedos y obstáculos, sólo necesitamos recordar. Debido a que cuando meditamos es cuando podemos acceder al recuerdo de lo que somos en esencia: seres espirituales, eternos, divinos, hechos de virtudes y capacidades espirituales.

Además, el recuerdo nos lleva al reconocimiento de dónde venimos, de un plano espiritual, sutil, donde está la morada del Padre Supremo.

La esencia del raja yoga

A medida que nos adentramos en el recuerdo, se despierta el potencial interno que vive en cada uno de nosotros. Y gradualmente, las debilidades y los obstáculos que antes nos perjudicaban o molestaban, ya dejan de ser un impedimento para vivir una vida en plenitud. Todo eso que parecía ser un problema, se convirtió en una posibilidad de crecimiento, en fortaleza, o bien, de ponerse a prueba con uno mismo.

Es decir, recordar quiénes somos y cómo somos, no solo nos permite entender las situaciones de una manera diferente, sino que nos permite conocernos más y entendernos a nosotros mismos.

La maravilla es que cuando meditamos, empezamos a disfrutar de las situaciones en vez de padecerlas, ya que nos hacemos conscientes de que nuestros recursos son divinos, ilimitados, y claramente son parte de nuestra alma.

Vivir en la introversión

Cuando recordamos, la intención de enfocarnos en el presente y en nuestro ser verdadero nos lleva hacia adentro, protegiéndonos del ruido y de la agitación exterior.

Aunque las situaciones puedan no gustarnos, se pueden vivir los desafíos contando con recursos internos disponibles de manera permanente.

La meditación mejora nuestras relaciones

Por ejemplo, si vemos que una persona está enojada, podríamos callarnos, o hablar con suavidad, dulzura o paciencia, es decir, utilizar las virtudes que nos permitan evitar un conflicto o que al menos, no se incremente. En este ejemplo, el meditador sabe que cuando una persona está enojada, no es que es mala, sino que está desconectada de su esencia que es la paz, es decir, está olvidada de lo que es en sí misma. De esta forma, podríamos ayudarla a conectarse con ella.

La base de la meditación

En definitiva, meditar es recordar, recuperar la conciencia original, conectar desde el interior. Además, es reconocer en nosotros los condicionamientos de nuestro propio ego. Es decir, de los mandatos culturales, sociales y familiares recibidos y entrar en una experiencia que tiene que ver con vivir, desde la verdad de nuestro propio ser divino y eterno.

Ser único

La visión del ser

¿Es posible considerarme único, especial? ¿Cuál es la visión que tengo de mí mismo?

Ser único, ser especial, diferente, completo; ser un regalo para el mundo. Esta es la visión que nos invita a descubrir Brahma Kumaris sobre nosotros mismos.

La visión del raja yoga

No importa cómo sea ni quién sea cada uno. Esta, es una nueva cosmovisión del ser, que nos permite valorarnos, reconocernos como seres únicos.

En primer lugar, esta filosofía nos enseña a reconocernos como un alma. Pues bien. ¿entonces qué tipo de alma?

A través del raja yoga, nos redescubrimos como almas pacíficas, amorosas, puras, felices y verdaderas.

¿Somos iguales?

Es en este punto, es decir en lo esencial, que podríamos decir, que todos somos iguales. Pero, la noticia más importante, es que, aunque todos tenemos las virtudes que se reconocen en un ser humano pleno y dichoso; también es cierto, que la cantidad o porcentaje de cada una de esas virtudes y cualidades en cada alma, son únicas y diferentes en cada uno. Y esto, se refleja en la calidad de las acciones que ser uno realiza.

¿Y ser únicos?

Debido a que una acción es totalmente diferente cuando pensamos: “tengo que hacer esto” (como obligación); a que, cuando nos esmeramos en realizarla y la hacemos desde una actitud amorosa, o con paciencia, dulzura, generosidad u otras virtudes que matizan la forma en que las realizamos. Esto, nos permite reconocer incluso, una consciencia diferente en cada uno.

Crear la conciencia de único

Por otro lado, está claro que las situaciones de vida que atraviesa una persona, nunca son iguales a las de otra. Por lo tanto, la experiencia y el aprendizaje que cada uno hace, también es única.

Así que, podríamos decir, que nadie haría las cosas igual a otro. Es decir, podrían hacerlas mejor o peor, pero no igual.

En definitiva, podríamos definir, que nunca nos podríamos comparar con nadie, ya que por un lado tenemos características únicas, desde un punto de vista espiritual. Por otro lado, desde lo humano (corporal), cada uno tenemos una historia personal y particular.

O sea, alguien podría ocupar un rol en nuestra vida, pero nadie podría ocupar nuestro papel. Ya que las características espirituales y las experiencias personales de cada uno, son únicas. Es decir, somos seres únicos.



La paz es un sentimiento interno de tranquilidad, que puede experimentarse en momentos de gratitud silenciosa. Es una forma de estar muy silencioso, observando las cosas para poder comprenderlas.

Aplicación

Practico estar en paz cuando....

  • Aprecio las diferencias.
  • Evito dañar a alguien.
  • Creo paz interna con la meditación en silencio regularmente.

Afirmación

Soy apacible. Busco soluciones pacíficas a cualquier problema que surja. Experimento mi paz interna y permito que fluya suavemente durante el día.

 

Reflexión sobre la Paz

En su forma más pura, la paz es silencio interno lleno del poder de la verdad. La paz es la principal característica de una “sociedad civilizada” y el carácter de esta sociedad puede verse a través de la conciencia colectiva de sus miembros.

 

En un momento dado, las personas dicen que desean tener paz en la mente y al momento siguiente dicen cosas hirientes. ¿Son los seres humanos por naturaleza violentos o no violentos? La gente dice que quiere paz en el mundo, y  pide la paz pero ¿qué clase de paz desea? ¿Quién es responsable de la paz? ¿Puede ser un instrumento para la paz aquel que permanece intranquilo?

 

La paz se ha convertido en algo tan utópico que la gente ha comenzado a cuestionar su existencia. ¿Qué significa la paz?

El éxito significa alcanzar tal nivel constante de pensamientos positivos que las acciones puras sucedan de forma natural.

Leer más...

Al final del día, es importante contabilizar tus esfuerzos, sin esconderte de tus errores y sin vanagloriarte de tus éxitos.

Leer más...

El estado de paz no depende de dónde te encuentres o con quién estás sino que principalmente depende de cómo estás.

Leer más...

Paz es mi estado natural. El punto de referencia del ser que sirve para medir lo que no es paz.

Leer más...

En primer lugar, comprende el descontento.
El descontento es causado por una multiplicación constante de los deseos.
Un deseo conduce a otro hasta que nunca hay un momento en el que te sientas satisfecho.

Leer más...