En el camino de la meditación Raja Yoga hay un refrán: “Mira, pero ¡no mires! Escucha, pero ¡no escuches!”, que significa permanecer consciente de todas las realidades, incluyendo las negativas, pero sin centrarse en ellas. Estamos bloqueados en lo negativo porque reaccionamos y las reacciones se manifiestan como juicios, acusaciones, críticas o etiquetas. Hacemos todo eso cuando nos sentimos amenazados por lo que no nos es familiar, cuando nos encontramos fuera de las zonas en las que estamos cómodos. En cuanto juzgamos o criticamos, ponemos cada cosa en una casilla que ya tenemos preparada y, igual que las comidas preparadas no siempre son demasiado sanas, estas casillas mentales constituyen un gran peligro, porque con ellas decidimos mentalmente el destino de la persona o la situación: suponemos que son de tal manera y, por lo tanto, deben se tratados en consecuencia. Por desgracia, suele ser algo que se hace inconscientemente, y por eso la meditación Raja Yoga se emplea para sacar las actitudes y los comportamientos de este tipo a la superficie, a la conciencia.

Cuando nuestra visión de las cosas y nuestra actitud ante ellas sigue siendo crítica o dura, lo es porque no se introduce ningún elemento de positividad desde el yo para alentar o permitir un cambio positivo.

No puede salir nada positivo cuando lo que entra es negativo.

Frecuentemente funcionamos de esta manera, queriendo que los demás sean mejores en algún sentido, pero, en vez de ayudarlos o de tener fe en ellos y reconocer sus buenas cualidades, les ponemos dificultades concentrándonos en su pasado, sus debilidades y sus errores. Nuestro enfoque es completamente negativo, pero ¡aun así esperamos de ellos un cambio para mejor!

Cuando nuestra conciencia mantiene una cierta distancia, en vez de centrarnos en qué es lo que va mal, miramos cómo podemos arreglar algo aportando un sentimiento o una actitud positivos. Esta contribución anónima y benévola es un acto de generosidad, que ofrece una solución, en lugar de las quejas que habitualmente profieren personas duras y críticas.

Extraído del libro: PENSAMIENTO ORIENTAL PARA LA MENTE DE OCCIDENTE
Autor: Anthony Strano.
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy