Para poder convivir con las diferencias de naturaleza o de índole de los otros es necesaria una buena dosis de tolerancia. Ella debe ser natural, al punto de que no sintamos que estamos teniendo que tolerar algo. Es la capacidad de pasar por situaciones adversas y, aun asi, no ser afectados por ellas, manteniendo en la mente el beneficio ofrecido por ellas. Es estar libres de cualquier sentimiento malo por alguna persona o situación.

Una madre, por causa del amor por su hijo, tolera cualquier cosa por el bien de él sin preocuparse de ella misma, como su cuerpo o con las circunstancias, etcétera.

Si existe amor constante, es fácil tolerar el comportamiento de aquel a quien amamos.

Señales de tolerancia:

1. Estabilidad en cualquier circunstancia.

2. Capacidad de reducir la expansión de las dificultades y obstáculos a su esencia.

3. La jovialidad, que no permite que la mente se marchite.

4. La benevolencia de conceder que el otro puede tener razón, aún cuando no la tiene.

5. La humildad de aceptación, y no de sumisión.

Y tantas otras. ..

Extraído  del Libro  LECCIONES PARA UNA VIDA PLENA
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy