Cuando una relación no funciona, normalmente es que hay necesidades y expectativas que no se están satisfaciendo. Tal vez haya tanta ira y odio que tu único deseo sea alejarte.

Sin embargo, ésta no es la solución.

Simplemente refleja tu falta de comprensión acerca de dónde reside el auténtico problema.

La raíz de todas las necesidades y expectativas es un deseo espiritual insatisfecho.

Satisface tus deseos espirituales mediante la práctica de la meditación, y serás capaz de relacionarte exitosamente con cualquiera. Al dejar de estar necesitado, establecerás relaciones sólo para compartir y disfrutar. No habrá trabas que limiten tu entrega y tu amor será incondicional.

Debemos aprender a aportar espiritualidad a nuestras relaciones.

Los demás aprenderán mediante nuestro ejemplo.

De ese modo podremos inspirarnos y elevarnos unos a otros.

Extraído del Libro  COMPAÑERA DE DIOS
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy