En un mundo donde abundan el miedo, la reacción y el enojo, elegir la calma es el regalo que podemos hacernos a nosotros mismos y a los demás, para romper el círculo vicioso de la ira y el miedo que deteriora nuestra estabilidad interna, la calidad de las relaciones interpersonales y el clima familiar, laboral y social.





Bajar artículo