Es posible experimentar de tal modo el amor de Dios que se deje de sentir cualquier dolor que se tenga.

Experimenta a Dios como la madre, y deja que te alivie el dolor en un segundo al sentarte en su regazo.

Es mucho mejor que llorar (lo cual no sirve para nada).

Y también es una victoria espiritual.

Sé tolerante con el dolor pues intenta enseñarte algo.

No veas la enfermedad; ve la lección.

El recuerdo de Dios es la mejor cura.

Comprender la relación entre la felicidad y el dolor tiene un efecto mágico: lo hace desaparecer.

Desapégate del cuerpo con una fe firme en Dios, y el dolor terminará, muy rápido.


Extraido del libro: COMPAÑERA DE DIOS
Autor: Dadi Janki (directora de BKWSU)
Copyright edición castellana: Asociación Espiritual Mundial Brahma Kumaris
ISBN 84-923166-1-6

 




Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por Henry, julio 09, 2011
En relación a este artículo, es interesante comprender la diferencia entre el dolor y el sufriminto.
El dolor físico no lo podemos evitar, pero el sufrimiento es lo que nosotros decidimos hacer con ese dolor. Sufrir es una decisión y una responsabilidad individual.

Escribir comentario

busy