Había una vez un rey que, a pesar de ser extremadamente rico, tenía fama de ser muy generoso y no preocuparse de su riqueza. Cuanto más daba para cuidar a sus súbditos, tanto más se llenaban los cofres de su fabuloso palacio.

Un día, un sabio que estaba pasando muchas dificultades buscó al rey para descubrir su secreto. Pensaba:

Leer más...